Search
Close this search box.

Historias de terror del marketing industrial

Las historias de terror siempre son divertidas. Todos tenemos algún recuerdo sentados alrededor de una fogata o dentro de una casa de campaña con nuestros amigos o primos compartiendo las historias más aterradoras que pudiéramos recordar o inventar para asustar a los más sensibles. Era divertido… siempre y cuando ¡el asustado no fueras tú!

Para no romper esta bonita tradición y con la inspiración de octubre, queremos compartir contigo dos historias de miedo inspiradas en el mundo del B2B. Esperamos que las disfrutes y ayuden a que no seas tú el protagonista. 

La historia del “acosador” del marketing B2B

¿Alguna vez caminaste por una calle oscura y sentiste que alguien te venía siguiendo? No importaba lo rápido que te movieras, ese alguien siempre estaba unos pasos detrás de ti, observándote… ¡Así se sienten las víctimas del acosador de marketing B2B!

No importa a dónde vayan, algunos compradores sienten que están siendo vigilados, seguidos y, finalmente, bombardeados con mensajes no deseados. No seas como el acosador del marketing B2B. 

Por supuesto, es bueno conocer a tus compradores y saber cómo buscan la información, incluso saber qué buscan y cómo interactúan con nosotros, pero ¡no los asustes! El principal motivo de esta “observación”, es darte información a TI sobre qué contenido o estrategia desarrollar para dar más valor, no asustarlos. 

Evita a toda costa que alguien en tu equipo envíe correos electrónicos de seguimiento inmediatamente después de que alguien descargue algún contenido –o peor, que lo acose con llamadas en frío–. Porque si estamos demasiado ansiosos o demasiado agresivos, los apagaremos rápidamente e, incluso, podríamos asustarlos para siempre.

La catástrofe de la planificación de una campaña

“La planificación es fundamental para todos los especialistas en marketing”. ¡NO! ¡Tacha eso! La planificación es para TODOS los que quieran tener y ser parte de un negocio. 

Planificamos cuál será nuestro mensaje principal, puntos de conversación para el año, nuestros presupuestos, nuestras campañas de marketing y planificamos el contenido que necesitamos crear. Pero, incluso, cuando tenemos las mejores intenciones, las cosas simplemente no terminan como deberían. Esto es lo que le sucedió a un equipo de marketing que terminó esperando hasta el último minuto para hacer su planeación estratégica para el siguiente año.

Aunque el equipo cumplió con la fecha límite, el plan pronto comenzó a desmoronarse. Ninguna de las campañas generó los resultados que necesitaban y, sin importar lo que hicieran, no pudieron adaptarse ni implementar nuevos planes de acción. Como resultado, se condenaron a una generación de leads muy pobre, resultados de ventas deficientes y, por si fuera poco, una fricción con el equipo de ventas y producto por falta de comunicación.

Si no quieres terminar como este grupo, presta atención a nuestra advertencia y asegúrate de reservar suficiente tiempo para planificar el año. Y si pones tus planes en acción (¡pon tus planes en acción!) y ves malos resultados, ¡no te preocupes! No tendrás “la maldición” para siempre, pero tendrás que adaptarte rápidamente y tomar un nuevo camino. No importa lo aterrador que pueda parecer. 

Mientras tanto, comienza con algo pequeño (lo perfecto es enemigo de lo bueno) y encuentra formas de ajustar o mejorar tu campaña, ya sea cambiando la línea de asunto en un correo electrónico, cambiando su diseño o haciendo pequeños ajustes en la portada de tu contenido descargable. Lo mejor de todo, es que podemos aprender de nuestros errores e ir mejorando los resultados de acuerdo con nuestro buyer persona, nuestro mensaje o nuestra oferta.

Éstas son sólo dos de las muchas historias de terror B2B que podrías experimentar, pero si sigues nuestro consejo, podrás evitarlas.

¿Quieres leer más cosas aterradoras? Descarga nuestra infografía de 20 estadísticas de marketing y ventas que ¡te dejarán con los pelos de puntas!

Compartir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.